Hay negocios simples de explicar, fácil de enseñar y complicados de justificar. En un país donde se hace difícil emprender, donde la aventura de arriesgar sabiendo que caminas por una cuerda que es 50 y 50, entre el éxito y el fracaso, deberíamos convocar a Gastón Gioja a que nos dé una lección de cómo es crecer en una provincia sin miedo a la frustración.

El exitoso hijo del ex Gobernador José Luis Gioja siempre corrió con las de ganar, por el simple hecho de tener al padre como gran colaborador para sus andanzas. No por nada, hoy por hoy es uno de los empresarios más poderosos y millonarios que tiene San Juan vinculado a los medios de comunicación, a la minería, al transporte, al rubro inmobiliario y a la prestación de servicios. Y ninguno de estos negocios sin despegarse ni un segundo de los beneficios del estado.

Siempre con un mismo perfil, monopolizar para que todo gire bajo el poder de un mismo apellido. Así fue que empezó con los medios de comunicación de la mano de Andina S.A, Contenidos Telesol S.A y San Juan Cable Color, todas sociedades donde él comenzó al frente, pero que luego la siguió manejando su esposa, Lorena del Valle Gilabert. Así se apoderaron de diferentes y variados medios de comunicación a costillas de millonarias pautas publicitarias.

Pero sin dudas que su caballito de batalla fue la minería, ahí con Terra logística S.A acaparó por completo el control de camiones que recorren todos los días a las principales minas. Pero a pesar de no ser poco, ese no fue su único vínculo con la actividad minera. La empresa ATA S.A (alta tecnología alimentaria), es la encargada del catering del campamento Veladero, además luego abarco todo el servicio de hotelería, limpieza y lavandería. Pero que luego, dicha empresa, se extendió por toda la provincia para brindar sus servicios siempre con el nexo y/o acomodo de la familia Gioja.

Pero tanto trabajo, merece un descanso. Es por eso que de tanto vacacionar en Chile, más precisamente en La Serena, decidieron junto a su padre invertir a lo grande en dicha ciudad. Apostaron fuerte al turismo, pero al chileno. Por ese motivo compraron más de 50 departamentos en la famosa avenida del mar. Un lujo que pocos se pueden dar.

Así fue que este empresario modelo, hoy luce todos sus logros y empresas sin que nadie lo discuta o lo juzgue, hoy puede descansar él y todas las generaciones que lo siguen, sin temor a nada. Lo que si está claro, es que nunca podrá brindar explicaciones, de cómo es emprender en esta provincia sin hacer negocios con la plata del Estado.

Por cr

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.